Fumadero de opio en China

Guerra a las drogas (parte 1): el negocio de las drogas

A pesar de su prohibición durante el siglo 18 el consumo de opio aumentó en China. Los narcotraficantes ingleses lograron revertir la balanza comercial entre ambos países. El negocio de drogas ilegales ha sido siempre muy lucrativo. Este es la base sobre la que se montará la guerra a las drogas.

A principios del 1700 el intercambio comercial entre China y el Reino Unido era favorable al imperio asiático. Los ingleses no podían introducir un producto propio para equilibrar la balanza comercial de intercambio. Toda la manufactura europea era sinónimo de baja calidad para los chinos.

El opio es una sustancia analgésica y narcótica, altamente adictiva. Este producto era barato y sin requerimientos de calidad, era lo que tanto habían buscado los ingleses. Los europeos en general, y los ingleses en particular, vieron en la producción y venta de opio un lucrativo comercio. Así el opio paso del consumo medicinal al consumo masivo. Formaron un triángulo comercial entre India-Inglaterra-China y al negocio se sumaron también españoles, portugueses holandeses y franceses.

El opio se produce al desecar el jugo de la planta adormidera verde. Hay referencias a esta sustancia hace miles de años en la antigua Babilonia y la antigua Grecia. Alejandro Magno la introdujo en la India y de allí pasó a China. El opio era conocido y usado en la medicina china desde el siglo 7. Son derivados del opio el láudano, la morfina y la heroína.

Adormidera. Capsulas.

La prohibición

En 1729 China prohibió por primera vez el comercio de opio. El consumo siguió aumentando en forma sostenida durante todo el siglo 18. En 1799 el emperador Kiaking decidió endurecer las penas a quienes violaran la prohibición. Estas incluyeron penas de muerte, destierro y prisión. Podemos ver que no hay nada novedoso en la guerra a las drogas de Estados Unidos.

La prohibición y el aumento de las penas por traficar opio apenas si tuvo efecto. Para principios del 1800 se había establecido una sólida red de tráfico ilegal de opio. En 1821 la balanza comercial se revirtió entre China y el Reino Unido. Los traficantes locales compraban alrededor de 300 toneladas de opio a los narcos ingleses.

El Imperio inglés estaba al tanto de la situación y lejos de contener a sus narcotraficantes los fomentaba y protegía. Con esto podemos aseverar que los pilares del imperio europeo fueron la piratería, la esclavitud y el comercio ilegal de drogas.

Para China la situación era insostenible. A lo largo de todo el siglo 18 el consumo de opio se había masificado entre campesinos y obreros chinos. Este consumo afectaba a la economía de China y era un problema grave a nivel social. Para las autoridades del Imperio se hizo evidente que debía intervenir en el asunto del narcotráfico de una manera activa.

Una precuela para la guerra a las drogas

Se suele decir que hasta principios del siglo 20 se desconocía el efecto secundario adictivo del opio y derivados. Sin embargo las autoridades de China a principios del siglo 18 habían detectado un problema económico y social derivado del consumo del mismo. Hay investigadores que sostienen que un campesino podía gastar el 80% de sus ingresos en opio.

Sin embargo en lugar de preguntarse por qué las personas necesitaban adormecer su existencia, el gobierno chino encaro el problema desde lo policial en lugar de un asunto de salud y bienestar público. Cabe aclarar que también en Inglaterra se consumía esta sustancia pero el mercado principal era el chino.

En la segunda parte veremos como China encara su guerra contra las drogas.